14 de abril del 2002.
Primera- y provisional- declaración del Comité central del NCPN, Nuevo Partido Comunista de Holanda, en relación a la victoria de Chavéz en Venezuela.

El Pueblo ha dicho: 'Basta ya'

El presidente Chavéz, elegido democráticamente, ha vuelto al poder.

El golpe derechista de estado se acabó, el Presidente ha vuelto.

Esta victoria tiene enormes consecuencias positivas para las fuerzas de izquierda de todo el mundo.

El domingo 14 de abril ha sido un día de gran importancia para el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela y para todas las fuerzas progresistas del mundo.

En Venezuela, el pueblo oprimido ha retomado el poder de unos ricos y comprados golpistas, apoyados por los EEUU.

La mayor parte del ejercito ha apoyado al presidente del país, Hugo Chavéz, quien fue elegido 8 veces democráticamente. Los golpistas empezaron las preparativas del golpe el 10 de diciembre de 2001. Los diarios 'El Universal' y 'El Nacional' y varios cadenas de televisión del país, más la prensa internacional burguesa, les han apoyado abiertamente. MANIFEST, el periódico del partido comunista de Holanda, ha seguido orientándose en fuentes progresistas de Venezuela, de los cuales entendíamos que Chavéz tenía confianza en la iniciada revolución venezolana.

El directivo del Nuevo Partido Comunista de Holanda (NCPN), igual que muchos partidos comunistas, progresistas y obreros, estaba conmocionado con la noticia de que los golpistas derechistas de AD (Acción Democrática), COPEI (Socialdemocracia), y el directivo reaccionario del CTV( sindicato petrolero) nombraron al presidente Pedro Carmona de FEDECAMARAS (organización patronal), presidente de un gobierno transitorio.

El NCPN es consciente de las futuras consecuencias de la victoria de las fuerzas progresistas de Venezuela: Fortalecerá la lucha de clases, tendrá efecto positivo para la lucha de las fuerzas progresistas latinoamericanas contra el imperialismo yanqui y a favor de la independencia. También tendrá efectos positivos para la lucha contra la explotación y pobreza en este continente. Hasta que tendrá una enorme influencia en todo el mundo.

La lucha progresista consigue la razón en un momento en que la impertinente supremacía militar había conseguido, en cierto modo, paralizarla. La victoria de la revolución venezolana da un nuevo gran impulso para poder seguir e intensificar la lucha.

Los golpistas ya habían eliminado 40 leyes progresistas y el suministro de petróleo a Cuba. Además querían cambiar su posición en la OPEP. La victoria del movimiento democrático de Chavéz tendrá sus consecuencias internacionales, porque el gobierno de Venezuela sigue una política independiente de los EEUU.

El NCPN también felicita a los compañeros del Partido Comunista de Venezuela, que tiene un papel de gran importancia en la revolución democrática del presidente Chavéz.